El trasplante de cabezas. ¿Es posible en humanos?

En el año 1954 el científico soviético Vladimir Demikhov realizó por primera vez un trasplante de cabeza utilizando perros para sus experimentos, Demikhov intercambio cabezas de perros adultos con cachorros, y una de sus creaciones más famosas es el “perro de dos cabezas” en donde ponía la cabeza y patas delanteras de un perro pequeño sobre el lomo de otro canino de mayor tamaño. Sus experimentos fueron la base para el trasplante de órganos, adelantaron muchos años a la medicina, aunque fueron considerados por muchos como aberrantes.

El trasplante unía las venas y arterias necesarias para mantener con vida la cabeza externa unida al cuerpo del perro, usando así el mismo corazón, pero el cerebro del perro externo no interfería en el cuerpo receptor.

La esperanza de vida de los perros después del trasplante era baja, no sobrevivían más de un mes debido al posterior rechazo de los tejidos.

Los avances médicos del científico Demikhov abrieron el paso a nuevos experimentos, esta vez el medico estadounidense Robert White realizó un trasplante de cabeza en monos en 1970 basándose en las ideas de Demikhov, según los registros el mono podía oler, gustar y oír, pero no podía mover su cuerpo, ya que al cortar la cabeza y separarla del cuerpo la médula espinal queda inservible, por lo que el cuerpo no respondía al cerebro. El mono vivió solo durante nueve días.

Valeri Spiridónov es un programador ruso de 30 años, cuando pequeño se le diagnosticó una pérdida muscular rara debido a la enfermedad que afecta a las neuronas de la médula espinal y que progresa cada día, hasta dejar a la persona inmovilizada con riesgo de muerte en pocos años, a pesar de esto ha logrado sobrevivir y ahora está dispuesto a ser la primera persona en realizarse un trasplante de cabeza.

Spiridónov sostiene  que su decisión es correcta diciendo “Tengo que hacerlo porque no tengo muchas opciones. Mi decisión es definitiva, y no pienso cambiarla”.

El procedimiento durará aproximadamente 36 horas con la ayuda de 150 médicos y tendrá un costo de 11 millones de dólares.

El médico que realizara la operación, Sergio Canavero de Turín, Italia, propone que el primer trasplante de cabezas en humanos se realice en 2017 usando electrodos implantados en la espina dorsal que estimularán la creación de nuevas conexiones nerviosas para que el cuerpo responda positivamente al cerebro de Spiridónov, aunque según el científico no podrá caminar durante un año.

¿Es un avance científico necesario el trasplante de cabezas? ¿Qué consecuencias éticas y morales trae consigo? ¿tendrá el programador Valeri Spiridónov mayor suerte que los animales de prueba y sobrevivirá a la operación? ¿quién donará el cuerpo receptor? ¿podrán en el futuro personas como Stephen Hawking optar por tener un nuevo cuerpo?  Las respuestas se conocerán este próximo año cuando la primera persona en el mundo en realizarse un trasplante de cabeza arroje los resultados.


Patricio Hermosilla, Chile.

Anuncios

El origen del SIDA ¿Un arma para reducir la población?

El Síndrome De Inmunodeficiencia Adquirida, más bien conocido SIDA, fue descubierto a principios de la década de los 80 en EEUU cuando grupos de personas homosexuales y drogadictos en Nueva York y California comenzaron a padecer síntomas de enfermedades poco comunes como infecciones pulmonares, sarcoma a la piel y a órganos internos.

El virus se transmitía por relaciones sexuales y por el uso de jeringuillas, por lo que pronto algunas personas que recibieron transfusiones de sangre fueron contagiadas. La libertad sexual de los años 80s fue clave para la transmisión del virus, las parejas bisexuales comenzaron a contagiar a personas de ambos sexos, los que luego transmitirían el virus a parejas heterosexuales. En el caso de los drogadictos el SIDA se contagiaba con el intercambio de jeringuillas.

Se cree que el SIDA tiene su origen en África, donde algunos simios poseen un virus similar llamado “virus de inmunodeficiencia en simios” (VIS) que habría mutado tras entrar al organismo humano mediante el consumo de carne o contacto de sangre de mono con heridas en los cazadores. Al ser el simio y el humano similares genéticamente se dio una mayor posibilidad de que el virus evolucionara, convirtiéndose en uno de los virus más mortales de la humanidad, sin cura reconocida y que actualmente se encuentra alrededor de todo el mundo.

Según estudios recientes, algunos expertos calculan que el virus comenzó a mutar entre los años 1920 y 1930 en Kinshasa, capital de la República Democrática del Congo y que luego de su evolución el hombre ha sido el único responsable de su expansión.

El SIDA no tiene cura oficial, pero si existen tratamientos que ayudan a combatirlo y a reducir la velocidad de reproducción del virus en el organismo, algunas maneras de evitarlo son el uso de preservativos (Condón)  y manteniendo una vida sexual sana y con pareja única.

La conspiración

Existe la creencia que el SIDA así como muchos otros virus mortales tales como el Ébola, la influenza humana H1N1 y el  Carbunco (ántrax) fueron creados en laboratorios como parte de una conspiración que busca reducir la población, el objetivo del SIDA seria principalmente reducir la población africana y homosexual, pero el virus no pudo ser controlado y termino infectando a todo el que se le cruzara en el camino, sin discriminar edad, sexo o raza.

¿Es posible que el SIDA haya sido creada como un arma para reducir la población? ¿Es un experimento que se salió de control? ¿Quién está detrás de todo esto?

Sea cual sea el origen de este virus mortal, la culpa de la propagación ha sido de las personas, la mala vida y la irresponsabilidad sobre temas de vida o muerte como estos han asesinado de miles de inocentes, y miles más que están por contagiarse si la humanidad no se decide a terminar con su propagación de muerte.


Patricio Hermosilla, Chile.

¿Solo usamos el 10% de nuestro cerebro? MENTIRA.

Por  muchos años se creía que los humanos solo podíamos usar el 10% de nuestro cerebro, una creencia que algunos aun mantienen, pero es COMPLETAMENTE FALSA.

NO usamos el 10% de nuestro cerebro ¿se imaginan? ¿tener un cerebro de grandes proporciones para ocupar una parte igual o inferior que tu mascota?

No se sabe exactamente donde comenzó este rumor ni tampoco se sabe como pudo masificarse tanto para llegar a ser una creencia popular. Se cree que pudo ser causado por malas interpretaciones de científicos por sus investigaciones neuronales. Algunos psíquicos han utilizado esta creencia para plantear que el 90% del cerebro restante sirve para el uso de poderes mentales como la telequinesis o la adivinación, siempre y cuando se active esta parte del cerebro restante.

776020

Desde el punto de vista científico no hay ninguna evidencia medica que demuestre que solo usamos una pequeña parte del cerebro, todo lo contrario, día a día usamos distintas partes de nuestro cerebro para realizar nuestras tareas básicas, desde imaginar, escuchar, ver, analizar, dibujar, componer, aprender, o incluso cosas de las que no estamos conscientes como respirar y parpadear. Nuestro cerebro esta completamente disponible para nosotros, si solo pudiéramos usar el 10% nada tendría sentido.


Patricio Hermosilla, Chile.