La gran mentira de los Zombis

Let’s talk about zombies, and me.

5IYImKiu9EA4OlpEdMOnHStBTQmi5WBPe11ZFrZwIQGejaR3wKgqalIlYWyVh9yl

Desde que era un crio, un niño que no hacía más que ver películas todo el día y comiendo como cerdo he sentido cierta curiosidad por el más que temido, ACLAMADO apocalipsis Zombie, que, sin duda a cualquier ñoño (incluyéndome) nos gustaría que sucediese, ¿o me dirán que no? Horas en la consola preparándote para ese momento, leyendo novelas y viendo películas de ciencia ficción para cuando suceda ser el héroe que salve a la damisela en apuros… lamento decírtelo: No tendrías ni que moverte, podríamos decir incluso que sabríamos como convivir con ellos.

Recuerdo que al ver el primer episodio de “TWD” me pregunté por primera vez, y gracias a o por culpa de mi maestra de biología ¿Cómo se mueven? ¿Cómo escuchan o huelen a sus presas? ¡Los muertos no tienen sangre para repartir a los músculos y articulaciones a al resto del maldito cuerpo!… Apagué el televisor y sentí un vacío en mi interior, ¿cómo es que mi vida tendría sentido si había vivido en una mentira por tanto tiempo?…

The Walking Dead, primer episodio.

The Walking Dead, primer episodio.

Lo anterior, también fue analizado por el astrofísico Neil deGrasse Tyson, sí, el mundialmente conocido Neil deGrasse Tyson quien dijo que “¡Ni siquiera podrían pararse!, ¡menos caminar!”, poniendo al mundo en su contra. Provocando trending topin a nivel mundial en las redes sociales.

Ay si

Ay si. Ay si.

Bueno, no fue para tanto.

Decidí continuar con mi vida, de expandir mi mente y mi imaginación, viviría en una mentira pero valdría la pena…

Aun así, no perdamos las ilusiones. Quizá el día de mañana un científico loco o los Estados Unidos creen algún virus o sustancia letal que provoque que la gente se atonte y comience a morir, una pandemia que se expanda por el mundo y cause pánico… Oh wait!


-Víctor Gómez, Chile.

Hudea: La Niña Que Se “Rindió” Ante Una Cámara

El periodista Osman Sağırlı especializado en cubrir guerras y catástrofes naturales, le tomo una foto a Hudea, una niña siria de 4 años que se encontraba en un refugio junto a su madre y sus dos hermanos a dos kilómetros de la frontera con Turquía.

El periodista comento que “estaba usando un lente de teleobjetivo y ella pensó que era un arma. Me di cuenta de que estaba aterrorizada después de que la tomé y miré la foto, porque se estaba mordiendo los labios y había levantado los brazos”. Ademas agrega que “Uno sabe que las personas en los campamentos están desplazadas. Tiene más sentido ver el sufrimiento no a través de los adultos, sino de los niños. Son ellos los que reflejan lo que se siente con su inocencia”.

Hudea, se rindió ante una cámara pensando que era un arma.

¿Es justo que los niños deban pagar el precio? ¿Que culpa tienen ellos? No todos los niños viven cuatro años de guerra civil durante su infancia, ellos deberían estar jugando felices y sanamente, no escapando por temor a ser asesinados solo por ser o pensar diferente, menos ellos que solo son pequeños que tal vez no tienen ideologías definidas y tienen que pagar el precio igual, algunos los reclutan y entrenan desde pequeños para las guerras arrebatándoles una parte de su vida, su infancia.


-Cristian Purran. Chile.

Cuestionando nuestra existencia

Generalmente para saber quiénes somos y de dónde venimos recurrimos a algún texto sagrado como la biblia, el Corán o cualquier cosa escrita antes que supiéramos escribir. Lo principal de estos textos es que nos hablan de Dioses, semidioses, demonios, lugares fantásticos fuera de este mundo y vida después de la muerte.

Los dioses podían ser buenos o malos con nosotros, algunos pedían sacrificios animales o hasta humanos, nos mandaban a la guerra o nos hacían masacrar pueblos en su nombre. Los semidioses, hijos de una mujer y un dios generalmente se encargaban de actos heroicos y guiar a la humanidad hacia un buen camino, tal vez ellos entendían mejor que los mismos dioses lo que es ser humano.

No fuimos su creación perfecta desde un principio, hubieron errores, errores que los obligaron a destruirnos y volver a empezar ¿se imaginan un dios todopoderoso y omnisciente que todo lo sabe, equivocarse al crear algo tan simple como un humano?  ¿Y aún más necesitar una parte del hombre para crear a una mujer? Esto me suena más a “científico loco” en uno de sus clásicos experimentos de laboratorio y también me recuerda la frase “echando a perder se aprende” lo que da a entender que la característica de “todopoderoso y omnisciente” está de más.

Los grandes misterios que rodean este mundo comenzaron cuando el hombre se preguntó el “ ¿por qué? “ de las cosas, a medida que avanzan los años aprendemos más, pero algunas cosas, cosas “especiales“ carecen de respuestas, y ahí es donde entra la curiosidad y el misterio, lo que genera teorías y hasta conspiraciones.


Patricio Hermosilla, Chile.